Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Política de cookies
Los celíacos asturianos, en pie de guerra por el nuevo etiquetado de los productos

Graciela M. Camporro (La Voz de Asturias)
Redacción 31/07/2016 05:00

Un peligro para la salud. Así califica la Asociación Celíaca Principado de Asturias (ACEPA) al nuevo reglamento europeo que regula las menciones de «sin gluten» y «muy bajo en gluten» que ha entrado en vigor el pasado 20 de julio. Este nuevo reglamento determina que la declaración «sin gluten» solamente podrá utilizarse cuando los alimentos, tal como se venden al consumidor final, no contengan más de 20 ppm (partes por millón) de gluten. Por su parte, la declaración «muy bajo en gluten» solamente podrá utilizarse cuando alimentos que contengan trigo, centeno, cebada, avena o sus variedades híbridas, o que contengan uno o más ingredientes hechos a partir de estos cereales, que se hayan procesado específicamente para reducir su contenido de gluten, no contengan más de 100 ppm de gluten en el alimento tal como se vende al consumidor final.

Lo que cambia ahora con el nuevo reglamento son las nuevas declaraciones que acepta. «Adecuado para las personas con intolerancia al gluten», «Adecuado para celíacos», «Elaborado específicamente para personas con intolerancia al gluten», y «Elaborado específicamente para celíacos» serán las nuevas etiquetas de los alimentos en Europa. ¿Qué supone esta nueva clasificación?  Desde la Federación de Asociaciones de Celíacos de España señalan que esto es un problema para los que padecen esta enfermedad ya que solo aceptan alimentos con menos de 20 ppm de gluten. «Si una persona celíaca está desinformada o recién diagnosticada y adquiere un producto con la declaración «muy bajo en gluten» y «elaborado específicamente para celíacos» estaría transgrediendo la dieta y poniendo en peligro su salud».

Carlos Celorio, presidente de ACEPA, ha sido el que ha dado la voz de alarma una vez conocido el nuevo sistema de etiquetado. «Estamos ante un problema muy grave. La seguridad alimentaria es muy importante. Muchas personas van a sufrir las consecuencias de comer más gluten del que se les está permitido», señala Celorio. Una de las mayores preocupaciones de este colectivo es la desinformación por parte de los afectados y las consecuencias que pudiera acarrearles a largo plazo. «Hay celíacos a los que les afecta en mayor medida la ingesta de gluten y lo notarían desde el primer momento. El problema es la gente que de primeras no puede percibir esos efectos. A largo plazo eso podría desencadenar en enfermedades musculares, neurológicas, etc. Esto supone también un  mayor coste para la sanidad pública en medicamentos». El presidente de ACEPA recalca además que un 1% de la población asturiana ha sido diagnosticados con celiaquía, a lo que habría que sumar a las personas sensibles al gluten, que también estarían afectados por este nuevo reglamento.

Desde ACEPA piden a las autoridades retirar este nuevo etiquetado, ya sea a nivel nacional o a nivel europeo. Además, aseguran que este reglamento vulnera los derechos como consumidores de este colectivo. «Esto lesiona gravemente el derecho de los celíacos a tener una información veraz de los alimentos que consumen. Pedimos a las autoridades que velen por nuestros derechos como consumidores».  FACE ya ha tomado cartas en el asunto y ha transmitido su preocupación a varios europarlamentarios para que lo presenten al parlamento europeo. «Mientras que este problema no se resuelva, lo que necesitan las personas celíacas es información y conocer cuáles son los productos que son seguros para realizar una correcta dieta sin gluten»